Color Marruecos

Color Marruecos

El Color Marruecos cambia nuestras emociones. El color puede cambiar nuestras vidas. Las combinaciones de colores que dan gloria a los artistas de otros países son una forma familiar de comunicación para los marroquíes.

Escarlata, burdeos, cereza, coral, terracota, rosa oscuro: alfombras de todos los tonos de rojo en pilas de dos metros se apilan a lo largo de las paredes de la tienda de Fayyad Lahbi en el centro de la medina de Marrakech. El suelo está cubierto de alfombras de lana carmesí con borlas y símbolos extravagantes tejidas en lana negra y amarilla clara. Del techo abovedado cuelgan alfombras más finas, con zigzags blancos y azules en los bordes.

“Vendo alfombras bereberes tejidas por mujeres de la tribu Ulyad-Besseba de la provincia de Shishaoua, a 60 kilómetros de Marrakech”, explica la propietaria y me indica que me siente en un puf ante una mesa baja de madera. – El fondo de estas alfombras es siempre el rojo y sus matices. Para los ulyad-besseba, que emigraron aquí desde el Sáhara hace 700 años, el rojo simboliza la felicidad y la grandeza, el negro la madurez y el valor, el blanco la pureza, el verde la juventud, el amarillo el sol y el naranja la riqueza espiritual.

Fayyad es famoso por levantar una tetera de plata con un pico estrecho a un metro de la parte superior tallada y por verter té de menta en vasos transparentes. La djellaba Fayyad, de color ladrillo, lleva una larga túnica bereber con una capucha puntiaguda recogida en la espalda y zapatillas de abuela de cuero amarillo sin respaldo.

“El color de la ropa del marroquí”, continúa el comerciante, empujando hacia mí un plato de loza turquesa con dátiles, “sugiere de qué tribu es. Por el color y el ornamento de nuestros platos, telas y alfombras, queda inmediatamente claro dónde y quién los hizo. Pero los significados de los colores difieren en las distintas partes de Marruecos.

Colores primarios

Casa Branca (“casa blanca”) – así llamaban los portugueses al puerto conquistado a los piratas en la costa atlántica del Magreb en el siglo XVI, por la casa blanca que había en la colina. Doscientos años después, los árabes expulsaron a los portugueses y se limitaron a traducir el nombre al árabe: Ed Darel Beida. Pero los comerciantes de España llamaron a la ciudad a su manera: Casa Blanca. El nombre se mantuvo, porque Casablanca siempre ha sido más europea que africana. Se construyó con edificios blancos, primero con viviendas tradicionales en la medina vieja y nueva, luego con torres de varios pisos para bancos y casas Art Decó.

El minarete de la mezquita Hassan II, de 210 metros, está decorado con un mosaico de piezas de color aguamarina, blanco, azul y amarillo. La mezquita está construida con piedra de color crema, casi blanca, y el techo corredizo está cubierto de tejas verdes. La plaza frente a la mezquita se ve sacudida por el viento del océano, el sol calienta los amplios escalones, las columnatas crean una sombra en la que descansan los marroquíes. Muchos de ellos vestidos de blanco.

“El blanco es el color de los suníes, los seguidores más numerosos del Islam”, dice Musa el Mehdi, profesor de la Universidad Hassan II, que me recibió en la mezquita y me condujo al interior. – Hay mucho blanco en las mezquitas, simboliza la paz, la sabiduría, la pureza. Y los místicos sufíes, que son más numerosos en Marruecos que en otros países, asocian el blanco a los secretos sagrados. La ropa blanca se lleva durante el hajj, la peregrinación a La Meca, y en el luto. En el bazar se nota enseguida la presencia de una viuda: una mujer de luto por su marido lleva una chilaba blanca y un cubrecabeza, guantes, calcetines y zapatos blancos.

En el interior de la mezquita, un camino de alfombras mullidas conduce a través de una sala de oración vacía, cuyo tamaño es una vez y media el de un campo de fútbol. La luz del día brilla a través de las altas ventanas y capta las columnas de mármol rosa de la derecha y la izquierda. Sobre ellas hay arcos blancos con bordes dentados y celdas que parecen trozos de panal rotos.

– El suelo de la mezquita es de mármol dorado y ónice verde. Estos son los dos colores del Islam, – explica el profesor. – El verde es la gracia del paraíso, y el oro o amarillo es la riqueza espiritual. El simbolismo floral tradicional en Marruecos está asociado a la religión. Para la decoración de las mezquitas, en mosaicos y pinturas, se utilizan otros tres colores. El azul, que significa la calma, el negro es el color del cielo nocturno, y el rojo, que protege contra el mal. La repetición de los ornamentos simboliza la eternidad.

Según varias fuentes, entre 3.300 y 6.000 maestros marroquíes del mármol, talladores de madera y alabastro, artistas del mosaico, trabajaron en el diseño de la mezquita de Hassan II. En Marruecos, se cree que los mejores artesanos y conocedores del color viven en la ciudad de Fez.

Ciudad de maestros

Fez el Bali, la medina milenaria de Fez, la más grande de Marruecos, confunde a los forasteros en 9.400 callejuelas, de las que casi un tercio acaban en callejones sin salida. No hay entrada para coches, todo el peso se transporta en burros y mulas. No existe un mapa fiable de Fez el Bali. Cuanto más se adentra en la medina, más estrechos y oscuros se vuelven los pasajes entre las paredes desconchadas. Akil, un tipo en sudadera y vaqueros, con una bolsa de esmalte multicolor en las manos, aparece en mi camino a tiempo y me indica el camino hacia los talleres donde se fabrica el tradicional mosaico geométrico Zellidge. Esta artesanía llegó a Marruecos desde la Andalucía árabe hace 11 siglos, y los maestros de Fez la elevaron al nivel de arte.

– Un fragmento del mosaico Zellidge, – Akil dibuja metro a metro en el suelo de tierra del taller, – consta de unas 15 mil piezas pequeñas. Se tarda tres meses en realizarlo.

Junto al taller hay muestras de trabajo: tableros de mesa, marcos para espejos, fragmentos de mosaicos de varios tamaños, en los que pequeños triángulos y estrellas se doblan en círculos y flores. Akil es un auténtico Fassi, es decir, un representante de una familia culta y adinerada que vive en Fez desde sus inicios, y conoce la historia de los mosaicos:

– Al principio, Zellidge era de dos colores, blanco y negro. Luego se añadieron el azul, el verde y el amarillo miel. En el siglo XVII, apareció el rojo. Ahora los artesanos utilizan más de 20 tonos, entre ellos el naranja, el limón, el burdeos, el turquesa, el morado y el marrón. Todos los colores se obtienen a partir de cuatro básicos: blanco, rojo, azul y verde, añadiéndoles estaño, plomo, minerales y otras sustancias a altas temperaturas. Aunque el zellidge se fabrica ahora en otras ciudades de Marruecos -en Meknes, Tetuán- los mosaicos de Fez son fácilmente reconocibles por su tono claro de verde. En Tetuán, los artesanos utilizan el verde oscuro.

– El verde claro, ¿el color de Fez? – Aclaro.

– No, el color de Fez es el azul, – objeta Fassi y me lleva de paseo. Desde las puertas azules de Bab Budjelud, rematadas con azulejos de color índigo, hasta el repiqueteo de los martillos de los perseguidores en la plaza Seffarin, pasando por el barrio de los curtidores, las curtidurías y los tintes de Shuar.

Las terrazas de las tiendas que rodean las cubas de procesamiento del cuero pueden servir de miradores. Los ramos de menta ayudan a eliminar el olor a muerte. Desde arriba, las cubas redondas parecen una caja de botes de pintura. Una docena de tonos azules y azules, muchos rojos, marrones, morados, amarillos. Una cuarta parte de las cubas son completamente blancas.

“Hay cal viva”, dice Aquil. – Las pieles se mantienen en ella durante 20 días para eliminar la lana. Luego, para que se ablanden, 2-3 días en agua con excrementos de paloma. Luego, durante unos días más, las pieles se espolvorean con salvado, se mojan y se arrugan con los pies. Luego se pintan. Estas tecnologías tienen cientos de años de antigüedad.

Después de las coloridas curtidurías, el bazar de telas del puente Gzam ben Skum y las tiendas de brocados del bulevar Mohammed V deslumbran a la vista. En el barrio de los alfareros, el maestro muestra cómo aplicar correctamente los motivos azul oscuro sobre la loza blanca con un pincel fino. Aquí hay un triángulo, allí hay rizos – nada complicado. Sin embargo, el pincel se me escapa de la mano y dibuja un garabato descuidado en el plato por sí solo. Akil se ríe, el maestro se encoge de hombros: “No es una Fassi”, y me permite volver a intentarlo, introduciéndome en algo antiguo, a gran escala, mágico.

Desterrar a los genios

Las maravillas del juego de colores y de la luz tienen lugar a primera hora de la mañana en el Palacio de la Bahía de Marrakech, mientras grupos de turistas se mueven por los pasillos, entre fuentes y naranjos. En la década de 1860, el palacio fue construido por el gran visir Si Moussa para su amada esposa, tres esposas más y 24 concubinas. Para decorar los aposentos, invitó a mil artesanos de Fez. Decoraron 150 habitaciones y se instalaron vidrieras de colores en las ventanas de las habitaciones de la belleza principal.

El patio delantero, revestido de mármol blanco, se inunda de sol por la mañana. Los rayos caen directamente sobre las vidrieras, de las que en la pared exterior de las habitaciones, en el suelo junto a la puerta y en el techo, se forman grandes y claros reflejos de rombos multicolores.

– Mira, ¡el Arlequín se ha metido en el harén! – se admira un turista.

En el jardín del Palacio de la Bahía vive una tortuga eternamente dormida. Alguien pintó su caparazón con los mismos colores que en las vidrieras. Como dijo el sultán marroquí del siglo XIV Abu Inan Faris sobre los valores de la vida de los marroquíes, “al fin y al cabo, es bella y agradable a la vista”.

El sentimiento de felicidad que surge a la vista de los colores de Marruecos fue captado por nuestro contemporáneo, el artista austriaco André Heller. Creó el Jardín Anima a 30 kilómetros de Marrakech . En el jardín, Heller recogió plantas exóticas de todo el planeta y colocó esculturas, máscaras rituales, fuentes, cenadores y una casa de espejos. Entre las palmeras y los matorrales de bambú se puede encontrar El Pensador, de Rodin, o altos conos que parecen wigwams, pintados con los colores que el artista vio en la medina de Marrakech.

– El Jardín Anima de André Heller provoca, incita, dice Elena Boshan, decoradora de Marrakech. – El diseñador ni siquiera necesita pensar. Vine al jardín, vi el color… y aquí está una nueva colección de ropa de alta costura”. El jardín de Majorelle inspira, crea una atmósfera en la que es fácil crear.

En los años 20, el artista francés Jacques Majorelle fue tratado de tuberculosis en Marrakech, hizo bocetos de género y pintó el techo del legendario hotel La Mamounia de la ciudad. Majorelle compró un terreno, dispuso allí un jardín tropical y construyó una villa y un estudio. El artista diseñó los edificios en un brillante color azul aciano, que ahora se llama “azul Majorelle” en su honor. Más tarde, la villa y el jardín fueron comprados por el diseñador de moda Yves Saint Laurent, quien afirmó que Marrakech le enseñó el color.

– El color azul en el jardín Majorelle relaja, – continúa Elena. – Junto con el amarillo, crea una sensación de serenidad y felicidad. Las plantas verdes inspiran la creatividad.

Después de los apaciguadores jardines de sombra y el “azul Majorelle”, el bullicio de Jemaa el-Fna y la vista de las casas rojas y rosas de la medina de Marrakech se tonifican. Una chica con una chilaba con un psicodélico estampado lila inspirado en el diseñador italiano Emilio Pucci compra cúrcuma en un mostrador de especias: amarilla, naranja, roja, marrón y verde. La cabeza le da vueltas al carrusel de colores. Los quioscos de zumos con grandes ruedas venden zumos. Pirámides de naranjas y pomelos amarillo-verdosos despiertan la sed. Extiendo dos dirhams al vendedor, pero me interceptan la mano.

– ¿Quieres beber? – pregunta con fervor alguien insoportablemente brillante y que hace sonar su fuerza en una campana de tamaño sólido. – ¡Pruebe un poco de agua!

Frente a mí hay un anciano con pantalones rojos y una larga chaqueta estampada del mismo color con mangas anchas y flecos verdes. Un ancho cinturón de cuero con placas de hierro redondas, pulidas hasta un brillo de espejo, intercepta su cintura. Tres talismanes “mano de Fátima” se sujetan al cinturón con una cadena. La cabeza está envuelta en un velo blanco, sobre el que se sujeta el sombrero, como una enorme pantalla roja, bordada con pompones multicolores. Sobre los hombros hay varios cuencos de cobre. En la mano, el abuelo sostiene un odre peludo lleno de agua, atributo de un aguador de Marrakech.

– ¿Por qué llevas un traje rojo? – pregunto.

– Para estar tranquilo, – responde el aguador sin dudar. – Marrakech está en el desierto. Los genios están aquí. La ciudad también es roja, los genios y los espíritus malignos tienen miedo del rojo.

– La calma da el color azul, ¿no?

– ¡No! – se ríe el anciano y se da una palmada en las rodillas. – ¡El azul ahuyenta a los mosquitos! Por eso, en Chefchaouen (en la tradición rusa – Chaven) no hay mosquitos.

Marruecos: todos los colores de la vida

Por eso no pican

“Sí, no tenemos mosquitos”, asiente alegremente el propietario del café de la plaza de la Kasbah de Chefchaouen. – Pintamos las casas de azul, los mosquitos las confunden con agua corriente y se van volando. Les gusta el agua estancada, pero no el agua limpia. ¿Qué van a beber? ¿Va a recibir un relajante masaje bereber a cuatro manos? ¿Quieres un bolso de cuero con flecos? Mi hijo los vende. Por cierto, mi esposa está adivinando. ¿Le enseño la ciudad?

Katya, mi amiga y guía voluntaria en Chefchaouen, suprime rápidamente las sugerencias obsesivas. Damos un paseo por la Ciudad Azul, el codiciado objetivo de los Instagramers de todo el planeta.

Entre las casas de color turquesa brillante y medio azul, serpentean las calles de color azul claro “helado”. En algunos lugares, hay macetas de colores fijadas en las paredes, un toque español. La mayoría de las puertas y ventanas están pintadas en azul intenso. Nos siguen dos gatos, uno rojo y otro gris a rayas.

Se dice que los judíos que huyeron de Andalucía en el siglo XV empezaron a pintar sus casas de azul Chefchaouen. Creían que el azul es el color del cielo y acerca a Dios.

“En la Edad Media, la gente utilizaba piedras preciosas como amuletos”, dice Katya. – Para los judíos que vivían en Andalucía, la turquesa era una de esas piedras. En aquella época se practicaba la magia del color. El azul o celeste, como símbolo del cielo y de las aguas celestiales, se aconsejaba utilizarlo contra el mal de ojo y para poner en fuga a las fuerzas malignas.

Nos adentramos en la parte residencial de la medina. Los gatos desaparecen en algún lugar, no hay gente. Ahora todas las superficies que nos rodean son del mismo tono azul brillante. La pintura es tan espesa que no se ve dónde termina el plano horizontal -el camino por el que caminamos- y dónde empieza el vertical -la pared de la casa-. Caminar por la “otra realidad” no es nada intimidante. Dentro del color azul me siento cómodo, mis pensamientos son fáciles.

– Hola, has vuelto. – Fayyad sale a mi encuentro desde una tienda del mercado de Rabia en Marrakech.

“Fayyad, ¿sabes por qué los aguadores llevan trajes rojos?

– ¡Es precioso! – sonríe el comerciante.

– ¿Por qué Chefchaouen es azul?

– Para dar alegría a la gente.

 ¿Cómo hacen los marroquíes todo tan claro?

– Mira el cielo. Mira las cimas del Atlas, el té a la menta, las naranjas, el verde de los jardines de los patios y mis alfombras rojas. Todos estos son colores que vemos todos los días. Los marroquíes no necesitan inventar algo que no existe. Ya tenemos todos los colores de la vida.

Viajes al desierto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>