...

Nuestra experiencia en Marruecos

Relájese, Marruecos – El tour del desierto Parte 1, Nuestra experiencia en Marruecos

Nuestra experiencia en Marruecos ,Nos despertó el gallo que, de alguna manera, se había escapado de esa foto con el gato. ¡¡¡Esperemos que lo atrapen!!! Sin embargo, no fue tan malo, ya que tuvimos tiempo de prepararnos para la parte más emocionante de nuestra visita a Marruecos: la excursión al desierto. Nos lavamos, nos vestimos y fuimos a desayunar. ¡Mierda, no había desayuno! Como salíamos bastante temprano, teníamos preparadas mochilas secas. El problema era que consistían en las únicas tartas cutres que habíamos probado en su casa, así como yogures de frutas. De todos modos, íbamos a vivirlo. A las 8 en punto, como un reloj, nuestro conductor Hassan ya nos estaba esperando. Hassan era un joven (de unos 25 años) bereber, con la complexión de un atleta de atletismo somalí. O dicho de otro modo, pesaba tanto como la maleta de Maggie. Viaje al desierto Marruecos

Lo que no le impidió coger dos maletas y dirigirse al aparcamiento. Naturalmente, con los otros dos, le seguimos. Ya hemos visto esta película. Llegamos al coche, recogimos las maletas y nos fuimos. Ahora, sé que estás esperando que te cuente cómo nos metimos en lo que parecía una combinación de WAZ y vagón gitano, pero no. Hasancho nos iba a llevar en un Mitsubishi Pajero relativamente nuevo. Un hecho que era importante ya que teníamos 7 horas de viaje despejado por Marruecos. Por razones ajenas a su voluntad, el salpicadero no estaba cubierto de «alfombra marroquí original», algo que experimentamos sin mucho dolor. No voy a contaros el camino hasta la primera parada, sólo mencionaré que gracias a Hassan, aprendí que la ley en Marruecos no obliga a circular por tres carriles a la vez. Pero aparentemente era uno de los pocos que podía conducir por un carril, y por el carril derecho. Creo que Hassan tenía un doctorado en conducción por un solo carril. Al menos un doctorado.

Ifrane – «La Suiza de Marruecos»

Nuestra primera parada del día fue Ifrane. Se trata de una estación de montaña que el por otra parte silencioso Hassan describió como la «Suiza de Marruecos». Cuando llegamos, me quedó claro que Hassan no había visto nunca nada de Suiza, ya que lo único que tenía en común eran los tejados en forma de isla de las casas, pero, por la misma lógica, podría haberse llamado el «Thunk de Marruecos» o el «Chepelare de Marruecos». Por cierto, Hasan no había oído hablar de Tankovo. De todos modos, Ifrane resultó ser una bonita estación de montaña, que si se comparara con cualquiera de los guetos de Fez, se llamaría no sólo Suiza, sino directamente «St. Moritz y Aspen en uno» de Marruecos. Nuestra principal actividad aquí fue desayunar y tomar un café a precios suizos. Tenía ganas de desayunar antes en el camino, pero cuando le pregunté si podía tomar el paquete seco en el coche, Hassan me contestó: «En el coche sí (casi inaudible), pero en Ifrane sí».

El encuentro con los macacos bereberes

Continuamos por la carretera y unos 30 minutos después de Ifrane nos detuvimos en un bosque, en medio de la carretera. Nos preguntamos un poco por qué estábamos parando en el bosque. En primer lugar, nos sorprendió que no hubiera lugareños que se combinaran con Hassan y nos vendieran algo. Entonces tuve la increíble idea de que nos estaban secuestrando y que venderían a las mujeres como esclavas y me desmantelarían para obtener órganos. Sin embargo, el hecho de que Hassan estuviera solo y no tuviera muchas posibilidades de participar en un torneo de culturismo, condenó su eventual plan al fracaso. Así que nos bajamos del coche y decidimos dar un paseo por la arboleda (el primer lugar fresco de Marruecos). Sin embargo, en un momento dado, oímos a alguien crujiendo en los arbustos detrás de nosotros. Nos dimos la vuelta y no había nadie. Volví a oír un ruido detrás de nosotros, y de nuevo no había nadie. En ese momento nos dimos la vuelta y allí estaban. Nos habían rodeado. Maggie no estaba a mi lado, y estaban por todas partes… Pequeños monos esponjosos, con grandes ojos. Entonces vi a Maggie. Estaba en cuclillas junto al líder del grupo, un macaco macho grande y gordo, y le daba cacahuetes.

El problema con Maggie, sin embargo, es que está muy orientada al contacto. Especialmente con animales peludos. Cuando le digo que tenga cuidado, ya está acariciando al jefe en la cabeza. Algo que no le gusta al jefe. Se volvió hacia ella y la fulminó con la mirada. Uf, todo fue sin incidentes, se podría pensar. Básicamente sí, pero dije arriba que Maggie estaba muy en contacto. Por razones desconocidas, decidió volver a acariciar al jefe en la cabeza. Como siempre he sacado seis en física, sé que toda acción tiene una fuerza igual y una contrafuerza de sentido contrario (o algo así). En este caso podemos añadir la inversa de los sentimientos. Es decir, Maggie -> fuertemente -> caricia -> cariñosamente -> Sheff; con lo cual Sheff -> fuertemente -> puñetazo -> con agresión -> Maggie sigue. Por cierto que a día de hoy todavía tiene una mancha azul del golpe. Luego descubrimos que a Boss no le gusta que le acaricien la cabeza, de todas formas los otros venían a por los cacahuetes. Cuando se nos acabaron los cacahuetes sacamos los asquerosos pasteles que no desayunamos (Y las leches de frutas que no comimos porque no se les ocurrió darnos cucharas) y decidimos dárselos de comer a los macacos. Nunca olvidaré el disgusto de un mono cuando probó el pastel. Los demás decidieron no probarlos.

Como nos quedamos parados y fotografiamos bastante a los monos, el tiempo se adelantó. Hassan nos hizo un gesto para que nos reuniéramos y así poder contarnos el plan a partir de ahora. Estábamos en una especie de círculo, y Maggie estaba en el centro. En ese momento, el jefe (al que no le gusta que le den palmaditas en la cabeza) pasó por delante de todos nosotros para acercarse a Maggie y subirle los pantalones. Al parecer, eso no fue suficiente, porque volvió a acercarse a ella y le dio una palmada en el trasero. No me encantó el trato que le dio a mi mujer y ante mis ojos, pero tuve que aceptar que había cierta atracción entre los dos desde su primer encuentro hace unos 15 minutos. Como dije, su amor aún es visible en su pierna.

De camino al Sahara

Nos subimos y continuamos en nuestro Mitsubishi blanco, escuchando la gran música que Hassan había escogido, y entre todas sus canciones, sólo había una que cantaba sobre unos «Habibi». Se lo señalamos y le explicamos que todo pastelito que se precie en Bulgaria tiene al menos tres canciones con «Habibi» en su teléfono. Esto creó dos problemas graves: primero, Hassan no entendía lo que era una magdalena, incluso después de que se lo explicáramos con un croissant (después de todo, eran una colonia francesa, croissant es una palabra francesa) y segundo (peor): no nos creía. ¡Gran error! Que no nos creyó. Durante los siguientes 10 minutos, la banda sonora del coche fue el sonoro «Habibiii, ¿duermes bien?» de Maggie y Jeannie. Después de darse cuenta de que nuestros «Habiti «s eran mejores que sus «Habibi «s, Hassan nos habló de las montañas del Atlas, nos convenció con trescientos amaneceres de que hay mucha nieve en invierno y otras fantasmagorías varias. En las horas que siguieron vimos muchos pueblecitos, grandes montañas, camiones cargados de heno que los escondían. Una de las cosas interesantes eran sus camiones de ganado. Sus cuerpos tenían dos pisos, con vacas en ambos. El segundo piso no tenía techo, una especie de terraza. Era como un salón de vacas VIP. Cualquier similitud con las famosas discotecas de la costa búlgara del Mar Negro es una coincidencia.

Así, frente a nosotros se alternaban vista tras vista. El paisaje cambiaba constantemente y nunca nos cansamos de él.

Lo único que era constante y cada vez más fuerte era esa ligera opresión en mi vientre. Ya tranquilos de que Hassan no iba a secuestrarnos, empezamos a pensar en la comida, ya que eran cerca de la 1 de la tarde. Finalmente no pude contenerme y le pregunté a Hassan cuándo y dónde íbamos a comer. «En 20 minutos», me dijo. ¿Recuerdas la historia de Fez sobre los marroquíes, los billetes y los números? 20 minutos resultaron ser 2 horas y 10 minutos. Pero entonces, a las 3:10 de la tarde (soy muy estricto con mis horarios cuando se trata de comer), paramos en un restaurante de carretera, lo que me devolvió con fuerza a mis años de guía turístico, cuando parábamos a los turistas en un garito de carretera en el camino entre Varna y Burgas y nos daban 20 levas por persona, y los turistas les daban propina con kebabs de 3 días por 3 levas cada uno (¡¡sin el chutney!!). Miré a la izquierda – un páramo, miré a la derecha – un páramo. Me volví – montaña, pero eso no cambió el hecho de que teníamos que comer en la trampa de la carretera. Entramos, y dentro había manteles blancos y cubiertos (bueno, no eran cubiertos, pero para la historia…).

Justo en la puerta nos recibió el camarero, que en nuestra opinión unánime era el primo hermano de Condie. Ahora que lo pienso, ¿no lo condenaron? Pero tal vez no esté en la cárcel. Bueno, bueno, las cosas han llegado a un punto crítico. De todos modos, nos entregó a cada uno un menú, de tamaño A4 (para los que no lo sepan, ese es el tamaño normal de las hojas de su impresora) con 2 (en palabras: dos) ofertas enteras en él: un menú consistente en ensalada, pinchos y postre por 190 dirhams (hacia 35 leva) o un menú con ensalada, tajine kefta y postre por 150 dirhams (hacia 30 leva). En ese momento, me di cuenta de que todo lo que se hace por los turistas entre Burgas y Varna vuelve a mí de una sola vez y el dinero que gané con ellos, ahora se lo daré a Condie. Sin embargo, el hambre era más fuerte. Así que pedimos un tajine kefta y esperamos. Mientras tanto, la gente de la mesa de al lado abandonó indignada el lugar, dejando su postre, que consistía en unas cuantas mandarinas. Pensamos durante mucho tiempo (quizá unos 7 segundos), finalmente nos levantamos y cogimos las mandarinas. Al cabo de un rato vino el camarero y nos trajo a cada uno un plato de café con dos, tres tallos de pepino y unos trocitos de tomate.

Todo estaba ingeniosamente recogido en una pequeña bola en el centro del plato de café. Manteles blancos, vasos de agua altos, cubiertos (lo sé, lo sé, para la historia) y una imagen de una ensalada pulcramente encajada en un platillo de café. Gourmet, gourmet. (El chef Condieu obtuvo su puntuación en el tripadvisor). Mentalmente, ya habíamos devorado la ensalada (físicamente no era mucho problema) cuando nos trajeron la bandeja. Excepto que era un común para todos. Una muy grande, pero común. Habíamos pedido el tajine kefta – recuerdas, mini albóndigas en salsa de tomate, ajo, especias y un huevo encima. Era lo mismo: mini albóndigas, mini albóndigas y mini albóndigas. Faltaba la salsa de tomate, el huevo y el ajo, en su lugar había muchas albóndigas con mucho comino en agua. Si tiene la oportunidad, vea algunos documentales sobre piscinas en China. Entonces imagina que los pequeños chinos son pequeñas albóndigas.

Bueno, ese fue nuestro tajine. Excepto que las albóndigas no tienen salvavidas. Nuestro ánimo estaba un poco decaído aquí, pero no nos enfadamos demasiado con Hassan, después de todo tiene una familia que alimentar, además no debe ser fácil encontrar tomates en el desierto. Sin embargo, Condieu, ooooo Condieu. Compartimos directamente con él nuestra opinión sobre las albóndigas. Al parecer nos pasamos, porque corrió detrás de nuestro jeep con un par de botellas de agua, que nos dio como compensación después de que nos detuviéramos y nos alcanzara. Y el agua en el desierto es un bien preciado.

Un poco desanimados, continuamos hacia nuestro último destino del día: Merzouga. Merzouga es un pequeño pueblo al borde del Sahara. La población es principalmente bereber. A lo largo del camino pasamos por varios pueblos y ciudades que recordaban asombrosamente a los paisajes de la película «No sin mi hija» (una película muy bonita, aunque sea antigua). Al menos esas eran las asociaciones de Maggie y Jeannie.

Sin embargo, volviendo a Merzouga, y más concretamente haciendo una pequeña digresión lírica. La razón es que el organizador de nuestro viaje, Brahim, es de Merzouga. Brahim es un joven bereber (de unos 25-30 años) y propietario de Marrakech Camel Trips. Típico de los bereberes, fue terriblemente leal y la organización de nuestro viaje superó todas las expectativas. Estoy haciendo publicidad deliberada de este tipo porque a pesar de todas las bromas (eran pura verdad en Marruecos querida), no puedo dejar de mencionar lo impresionados que estábamos con todo lo que Brahim y Hassan hicieron por nosotros.

Desierto del Sahara

Pero sigamos con el viaje. Debido a nuestras pausas fotográficas, el tiempo está bastante avanzado. Hassan decidió hacer un pequeño cambio en el plan (nos preguntó primero si queríamos) y en lugar de dirigirnos a Merzouga, nos dirigimos directamente a través del desierto. Sólo hicimos una pequeña parada en una tienda donde recogimos pañuelos para hacer turbantes. Una tarea que Hassan asumió.

Ya aturdidos y con la seguridad de que no habría escorpiones (una pregunta que Maggie sacaba a relucir cada 20 minutos en la carretera), empezamos a parlotear sobre alguna mierda en vivo… Whoaaaaa, de repente Hassan hizo un giro brusco a la izquierda, saltó de la carretera y se dirigió directamente a las dunas. El mayor error de su vida. Conducir por las dunas subió tanto la adrenalina de Maggie que empezó a gritar justo en el oído de Hassan (que iba detrás de él), y eso ocurría cada vez que el jeep rebotaba. Evidentemente, esto le pareció divertido porque se puso a jugar con el coche en las dunas. Hola amigos, quiero que esto sea divertido y entretenido, pero a Jeannie no le hizo ninguna gracia. Creo que todavía no oye bien con el oído izquierdo, o al menos eso hace cuando no lo soporta. Pero la experiencia fue realmente increíble. Cabalgamos como jeques (sí, claro, yo era el jeque y tres jeques en el asiento trasero) por las dunas, el sol se ponía y pasaban tiendas bereberes (¿cómo vive esta gente en este desierto?) y se veían caravanas de camellos a lo lejos.

Y así atravesamos las dunas hasta que otro jeep, con cuatro hombres dentro, nos alcanzó. Nos detuvimos, le dijeron algo a Hassan y los seguimos, naturalmente todavía tirando, la forma más normal de conducir por las dunas. Bueno, para ser honesto, estaba un poco preocupado aquí. En primer lugar, no tenía ni idea de dónde estábamos; en segundo lugar, seguíamos a un jeep lleno de hombres, que sin duda comían más que Hassan. Pero ooh, no es gran cosa – no pasó nada, sólo nos mostraron el camino.

Tras unos 30 minutos de conducción por el desierto, después de la 17ª curva, tras la tienda de Mohammed, llegamos a nuestro campamento. Era increíble: 8 grandes carpas blancas y pequeñas mesas y cojines colocados en el centro para que nos sentáramos. Vaya. Dejamos nuestras maletas en el vestíbulo del campamento (sobre la arena, eso sí) y nos sentamos en el bar del vestíbulo (de nuevo, sobre la arena, pero con almohadas).

 Nos sirvieron un estupendo té de menta, del que me bebí al menos un bote, y tras unos 20 minutos de espera nos sentaron en nuestras tiendas, nos dijeron que la cena sería en una hora y que teníamos tiempo para ducharnos y prepararnos. Jajajaja, para bañarse en el desierto, me hubiera desmayado de la risa. Hasta que entré en la tienda. Consistía en una habitación enorme con una cama increíble, y un pequeño baño con un retrete donde nos habían preparado champús, lociones corporales y otros cosméticos varios, cuya finalidad no entendía.

Me di una ducha rápida, usando aparentemente jabón en lugar de champú y loción corporal en lugar de gel de ducha (o eso me explicó Maggie) y salí de nuevo a tomar té hasta que llegó la hora de la cena.

Tras una hora exacta de espera, nos llamaron para cenar y nos sentaron en una larga mesa lujosamente dispuesta con al menos 10 tipos de platos y tenedores. Los cuatro tomamos asiento y decidí coger algo del buffet de aperitivos ya preparado.

Una explicación muy importante de lo que ocurre durante este tiempo. Justo al lado de nuestros cuatro asientos hay un grupo asiático (no voy a definir si son chinos o de otro tipo, ya que estoy confundiendo ligeramente sus matices). En el último momento, una chica de su grupo se acerca y empieza a buscar un asiento en la mesa larga y a preguntar a sus amigos si el asiento en cuestión está disponible. «Tsk tsk?», «tsk tsk?» (que aparentemente en su idioma significa «¿Y aquí?», «¿y aquí?»). Al ser un destacado Bai Gan, naturalmente me confundí en cuanto a qué era qué y tomé un plato bastante grande para llenarlo de aperitivos. Y con el plato ya lleno, vuelvo a mi silla y en ese preciso momento el chino (posiblemente chino) señala mi silla y dice con orgullo «¿Tsuki?». Oye, mi cortina se cayó. Pero como estaba hambriento, a mi silla le chirría. Pero decidí ser culto, la miré, y como intuía que no sabía alemán, español, italiano (ni nada de lo que yo sabía), fui bastante culto y le dije en búlgaro: «¡Ah, novia, aquí no vas a chocar!». Lo que le quitó el apetito y volvió a su tienda. Esto provocó una inevitable depresión en todo su grupo, y una niña china llegó a llorar. Más tarde descubrimos que en realidad estaba viendo una película en su teléfono y lloró por la película, pero da igual.

Después de que pasara el drama con los aperitivos y el chino, empezaron a traer más platos: sopa, pollo asado, roast beef, en fin, mucha comida, mucha maravilla. Pedimos 3 fancies y un zumo (las bebidas no estaban incluidas en el precio) y comimos todo lo que pudimos, incluso un poco por encima. Era hora de pagar nuestras bebidas e ir a la cama. Ahora bien, este es un momento muy crucial e inmediatamente nos acordamos del cálculo y de Marruecos. Nuestro camarero se acerca y le decimos que queremos pagar. La conversación es así:

  • Yo: ¿Podemos pagar?
  • Bereber: Sí, la fanta cuesta 30 dirhams, el zumo 40 dirhams.
  • Yo: Pagaré en total.
  • Bereber: La fanta cuesta 30 dirhams, el zumo 40 dirhams.
  • Aquí le doy 200 dirhams (3×30 y 1×40) porque no tenemos otros. La conversación continúa:
  • Bereber: La fanta cuesta 30 dirhams, el zumo 40 dirhams. ¿Cuánto gana?
  • Yo (bastante sorprendido): 3 por 30 dirhams son 90 y 40 dirhams para el zumo.
  • Bereber: La fanta cuesta 30 dirhams, el zumo 40 dirhams. Hagan ustedes las cuentas, ¡cuánto cuesta eso en total!
  • Aquí es donde entiendo que el hombre no sabe hacer matemáticas.
  • Yo: 130 dirhams
  • Bereber (mirándome con desconfianza): Bueno, si tú lo dices. ¿Y cuánto tengo que devolverte?
  • Yo: 70 dirhams.

Me devolvió 70 dirhams y no me pidió que me los quedara de propina. Me sorprendieron mucho los bereberes, gente increíblemente amable y honesta.

Mientras contamos nuestras cuentas, oigo llover fuera. Eeeee, no, está lloviendo en el desierto. Salgo de la carpa-restaurante y resulta que no sólo llueve, sino que llueve a cántaros y la arena, de alguna manera, no absorbe el agua. Empiezan a formarse charcos por todas partes y empieza a ser preocupante. Aun así, llegamos a nuestra tienda y nos acostamos, esperando no tener un crucero frente a nuestra tienda por la mañana. No dejó de llover en toda la noche, pero la sensación de dormir bajo la lluvia en una tienda de campaña en medio del Sahara fue increíble. Me dormí pensando en la excursión en camello por el desierto y en las muchas bellezas que nos esperaban al día siguiente.

Consejos útiles

Y de nuevo la parte seria.

¿Cómo organizar su excursión por el desierto? Tiene dos opciones: concertar una cita previa o simplemente optar por una de las muchas agencias de Fez o Marrakech. Si decides organizar las cosas por adelantado, esta es la agencia con la que lo hicimos:

Marrakech Camel Trips  – Increíble, increíble, increíble. Realmente eligieron el mejor campamento de todo el Sáhara para nosotros, y un hotel con unas vistas increíbles para la segunda noche. Cumplieron todos los caprichos de la comida, el descanso o incluso los colores de los turbantes. Además, el precio era mucho más bajo que el de otras agencias con las que contactamos. Recalco que no nos hacen ningún descuento por hacer publicidad para ellos, simplemente son realmente increíbles y nada era imposible para ellos. Coche cómodo, campamento y hotel de lujo y una actitud increíble.

El otro consejo importante es: ¡no acariciar a los monos en Ifrane! En serio. En cambio, puedes comprar cacahuetes por kilo en Fez y darles de comer, les encantan. Si no, hay varios tipos en el bosque que te ofrecen trozos de manzana por alguna cantidad. Pero les gustan más los cacahuetes.

También te iba a decir que no comieras en el restaurante en el que estuvimos, pero es un poco difícil porque no había nada más en un radio de 70-80 kilómetros y si paras allí, comerás allí. ¡Trágalo! Lo que sigue después borrará cualquier mal recuerdo.

Relájate, Marruecos – La visita al desierto, segunda parte


5:50 am. Oigo gritos en el campamento. Uno de los bereberes está tratando de despertarnos. Ahora, esto no lo entiendo. Es cierto que anoche dijeron que nos levantaríamos a las 5:50, pero no esperaba que lo dijeran en serio. De lo contrario, no habría aceptado. Sin embargo, qué hacer. Drama en el desierto, señoras y señores, drama. Nos vestimos a toda prisa, nos lavamos los dientes y salimos de las tiendas… Y ella me mira. Pero ella me mira con amor. No, no es Maggie, es un enorme camello negro (vale, de piel oscura, no nos pongamos racistas). Se levanta y me mira fijamente mientras mastica lenta y dulcemente. En ese momento, Maggie sale de la tienda, casi choca con el camello y corre gritando de vuelta a la tienda. El camello, al no tener tienda propia, sigue masticando. Al cabo de un minuto, Maggie sale de la tienda y pregunta si puede abrazar al camello. Nuestro hombre, el bereber, la interrumpe suavemente, diciéndonos que tenemos que prender fuego a los camellos para ver el amanecer en la duna de Erg Chebi, la más grande e impresionante de Marruecos. Sigo sin entender qué les lleva a nombrar montones de arena con nombres, pero tal vez se deba a la falta de otros entretenimientos en el desierto.

La excursión en camello a Erg Chebi


Nos explican rápidamente cómo subir a los camellos. Me subo al mío, momento en el que el bereber le hace la señal, y ese es mi camello, mientras empieza a desplegarse, como Lubo Ganev en una mesa de banquete. Pero se despliega y milagrosamente, un Transformer vivo. Este es el momento de compartir que tienes que agarrarte muy fuerte cuando te levantes, o te sacudirán como un saco de patatas. Después de que mi Transformer se desplegara durante unos 30 segundos, llegó a la posición final en un momento dado. Me pregunto si fue porque estaba oscuro, pero ese camello no me pareció tan alto. Y me doy cuenta de que aquí tanto el bereber como yo nos perdimos de decir al otro algo importante. Por lo visto, se olvidó de decirme que, una vez desplegado, mi Transformer es tan grande como el Burj Khalifa de Dubai. Y aún más obviamente no le he dicho que tengo miedo a las alturas. Por miedo a las alturas quiero decir que si me subo a una silla empiezo a sentirme mareado. ¡Sin haber bebido!

Después de subirnos todos a los Transformers, condujimos lentamente por las dunas. Pero también se tambalea y te da un golpe en el trasero. No puedo hacer una foto de ese temblor, y mucho menos un vídeo. Lo bueno es que como me muero de miedo (Transformer = Burj Khalifa), no puedo dejar de temblar y por tanto mis escalofríos contrarrestan el vaivén del camello. Inteligente, ¿eh?

Poco a poco, comienza a desenrollarse, lo que por un lado me hace ver que estoy aún más alto de lo que pensaba (¿hay algo más alto que el Burj Kalifa?), pero por otro revela vistas que ni siquiera imaginaba que existieran.

Las vistas, por desgracia, no pueden compensar el hecho de que mi camello aparentemente comió frijoles anoche, y además está tuneado y no tiene convertidor catalítico. Estoy experimentando todas las emisiones que emite. Casi me parto los dientes cuando el Transformer decide plegarse, pero satisfechos con la hora de paseo por las dunas, ahora arropamos a los camellos y nos vamos a desayunar.

El desayuno, por supuesto, no es en absoluto inferior a la cena. Como todavía queda algo de tiempo antes de que Hasan nos recoja, decidimos hacer una ración de fotos alrededor de las dunas.

En un momento dado, Hasan nos recoge y nos vamos, naturalmente con el invariable giro del jeep alrededor de las dunas. Al cabo de un rato llegamos a Merzouga, donde nos detenemos para conocer por fin a Brahim, el organizador de la excursión por el desierto. Tenga en cuenta que hasta ahora no han recibido ni un céntimo de nosotros, aparte del anticipo. Oye, esto me impresionó mucho en los bereberes. Son muy honestos y confiados. Es cierto que no teníamos a dónde ir, pero aún así. ¿Cómo sería en Bulgaria?

Los Cañones del Entonces y el Valle del Dades en Marruecos


Pero no nos distraigamos. Tras unas dulces charlas con Brahim, una visita al baño de su casa (estoy con tres mujeres, no puede ser) y un trago de agua fría (en el sentido literal), seguimos hasta nuestra siguiente parada: las gargantas de Todgha. Quiero contarles que en este día y en este lugar nos sucedió algo muy gracioso. Pero no había nada. Hola gente, me sentí tan pequeño en este lugar. Se trata de una serie de cañones en los que uno se sitúa en el fondo del cañón y desaparece. Olvidar cualquier problema, cualquier risa y simplemente absorber la energía de este lugar. Fue simplemente majestuoso. Disfrútalo también.

El día se nos pasó volando, así que continuamos hasta nuestro hotel, situado en el valle del Dades. Llegamos relativamente temprano a un pequeño e increíble hotel donde nos alojaríamos por la noche, que tenía una gran vista del valle.

Como no estábamos demasiado cansados, y era temprano y había luz, Maggie y yo decidimos dar un paseo hasta el valle. Naturalmente, no buscamos la carretera y pasamos directamente por un sendero que partía del hotel y que probablemente conducía al valle. No lo íbamos a averiguar porque no llegamos al valle. El problema era que había un huerto de olivos en nuestro camino. Siempre habíamos oído que las aceitunas son un asco, pero otra cosa es probarlas in situ. Recogimos una aceituna, era el hermano amargo, una tragedia. Habríamos sobrevivido, pero en ese momento apareció una abuelita de la nada. Pero como un ninja saltó de los arbustos. Y cuando empezó a balbucear en su idioma y a señalar las aceitunas, o más bien los huesos que habíamos tirado al suelo. Me grité a mí mismo: «Breeeee, aquí son muy exigentes con la limpieza», y cogí los boxes. Pero ella seguía balbuceando y señalando las fosas de nuevo. También le expliqué que sabía que estaban amargados, pero que era demasiado tarde. Sin embargo, el ninja no se calma y empieza a gritar muy fuerte. Al final me cansé de explicárselo, obviamente no entendía el búlgaro, no tenía sentido decírselo en inglés y subimos por el camino hasta el hotel. Por dos aceitunas, nos comió. Por lo tanto, dimos por terminada la visita de exploración al valle. Volvimos al hotel y …. una parte de las fotos, naturalmente. Cuando nos instalamos, ya era hora de cenar. En la cena preguntamos al dueño del hotel por los jardines, nos dijo que no fuéramos por allí porque había guardias de seguridad y te pegaban mucho si te pillaban allí. Dónde estaba la manta, pregunté. ¿Dónde? No nos comimos el boi, pero prefiero el boi a los gritos de esa bruja.

Cenamos, sacamos algunas fotos y en el hotel y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente desayunamos y salimos de nuevo a la carretera. Nada nuevo. La novedad era que era nuestro último día de viaje. En el camino pasamos por Barzazat (lo comprobé tres veces en google para ver si estaba bien escrito) donde nos detuvimos para ver los estudios de cine.

Warzazat y Ait Benhadou – Hollywood de África


El Barzazat es el Hollywood de África. Es una ciudad pequeña, pero bastante desarrollada gracias a la industria cinematográfica. Aquí se han rodado películas como La Momia , Gladiator , Astérix y Obélix: Misión Cleopatra. También «Sexo en Nueva York». Después de que a los cineastas no se les permitiera rodar en Dubai, decidieron hacer su Dubai en Barzazat. Los golpes son así. La ciudad no tiene mucho que impresionar, salvo los numerosos estudios de cine. Suele haber alguna entrada simbólica. En el interior puedes explorar por tu cuenta o con un guía que te cuente algunas cosas. Hassan nos paró en un estudio relativamente bonito, pero el guía fue muy exponente. En primer lugar no tenía ni idea de algunas cosas, de qué películas eran, en segundo lugar omitió información bastante importante. Pero lo perdonaremos, el tipo no pidió dinero sino que dijo que le dejáramos todo lo que quisiéramos si estábamos contentos. Tiene suerte de que no nos lo hayamos tomado al pie de la letra, porque si sólo lo hubiéramos dejado si fuéramos felices …. Habría entendido lo que significa «redondear el cero». Lo bueno es que nos hicimos unas fotos muy divertidas con el atrezzo.

La visita a Aït Benhaddou es una parte esencial de cualquier viaje sobre la pista de las películas famosas en Marruecos. Se trata de una ciudad fortaleza en la que se han rodado muchas películas famosas.

Aquí Hassan había pagado a un guía local para que nos enseñara los alrededores. Desgraciadamente, nuestro guía era un maldito vago. Después de murmurar para sí mismo durante 5 minutos, Maggie se enfadó con él y empezó a narrar, a lo que él preguntó sorprendido: «¿Eres bereber?». El guía turístico no se levantaba, pero el lugar era mágico.

Ya hambrientos, nos sentamos a comer en uno de los restaurantes locales, por sugerencia de Hassan. No sé si había tomado nota de la primera comida, pero este lugar también era muy agradable. Un restaurante con comida deliciosa, una piscina, todo como debe ser.

Después de almorzar, era hora de seguir adelante. Llevaba tres días viajando en el asiento delantero y decidí cambiar con alguien que estaba tieso en la parte de atrás. Mi madre se sentó en la parte delantera, lo que provocó un increíble drama en los corazones de los lugareños. Uno de ellos se acercó y le preguntó a Hasan: «¿Pero cómo es que ella se sienta delante y un hombre va en el asiento de atrás?» (Hasan nos lo tradujo después). Después de explicarle que éramos extranjeros, los lugareños sólo dijeron una cosa, «Aaaaaaah», cuyo matiz nunca entendimos qué era, y nos pusimos de nuevo en camino.

Paso de Tizin Tichka


Desgraciadamente, el final de nuestro viaje se acercaba, pero aún nos quedaba el paso… hey, ahí me disculparás, pero nunca he conseguido saber cómo se pronuncia. Pero lo llamamos Tizin Tichka. Básicamente, aquí no estaba previsto nada interesante, aparte de las extraordinarias vistas y las increíbles carreteras a 2200 m.

Escondieron nuestro sombrero. Un camino como una autopista. ¡¡¡En África!!! De todos modos, nos cagamos en este pájaro (Tizin Tichka) y bajamos.

A lo largo de nuestro camino, como en todas partes en Marruecos, se venden unas piedras muy chulas que se asemejan a una bola, el exterior es como el humo y el interior es de cristal. Como no conseguimos nada en ningún sitio, decidimos preguntar en un vendedor de carretera. Pasamos por allí y, naturalmente, a Maggie le gustó más la piedra gitana. Ahumado por fuera, ciclamen brillante por dentro (rosa puro, pero ella decía que era ciclamen) y le preguntamos a Hassan por el precio. El vendedor le dijo un precio, ante lo cual Hasan se volvió hacia nosotros y nos dijo: «Entra, es mucho dinero por una piedra teñida». Este fue el comienzo de una larga y entretenida discusión. Ahora en árabe, ahora en bereber. Yo tampoco lo entiendo, así que te diré lo que he oído.

Vendedor.

Hassan: «Yala Kolor Natural, jaghara jugara…» y aquí ya en inglés: «Soy bereber y me he criado aquí, no me expliques qué es Kolor Natural. Siempre son blancas por dentro, las has pintado».

Entonces, el vendedor decidió demostrar que no estaban pintados, se tropezó con el dedo del pie y frotó la piedra. ¡Gran error! Todo su dedo se volvió rosa (ciclamen de), ante lo cual estallamos en carcajadas y nos lanzamos sobre el coche.

Poco antes de llegar a Marrakech también nos detuvimos en una cooperativa de argán. Ahora, con la mano en el corazón, este fue un retorno un poco turístico. En teoría, la cooperativa debería estar organizada por mujeres locales que recogen el aceite de argán y lo venden. Directamente del productor. En la práctica no hay árboles de argán en las montañas del Atlas, es decir, no se extrae nada, sólo se hace una pequeña atracción para los turistas y luego se vende el aceite de argán a un precio excesivo. Probablemente diluido con aceite. Pero fue interesante. Maggie pudo girar un poco el aparato de extracción de aceite de alta tecnología, que consistía en dos piedras para prensar las nueces.

A mí, en cambio, me ofrecieron probar diferentes tipos de miel, incluida la de argán. Bueno, sí, pero de nuevo un gran error. Por alguna razón inexplicable me dejaron solo con tres tazones de miel y decidieron vender perfumes y otros chanchullos a las mujeres. No me interesaba. Así que me siento, mojo mi pan en la miel y como. Y así durante 20 minutos. Su miel era agradable, así que fui a ver cuánto costaba. Era condenadamente caro, unos 10 euros por 200 gramos. Así que comí al menos esa cantidad hasta ahora. Pero me llevé un frasco para comer en casa.

La parte seria del viaje: sí, somos turistas y sí, la gente nos mira como tal. Es normal que los precios sean un poco altos. No te enfades con ellos, en la mayoría de los casos se trata de personas que apenas llegan a fin de mes. Dar una vez 5 euros más, tomar una foto con su camello. Y, sobre todo, respétalos a ellos y a su cultura. Sonríe, dales las gracias. Especialmente para los bereberes, significa aún más.

Nuestra visita a Marruecos estaba a punto de terminar. Sólo nos quedaban unos días en Marrakech, pero no por ello serían menos interesantes.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
× ¿Cómo puedo ayudarte?