Música de Marruecos: Música Gnawa

Música de Marruecos: Música Gnawa

La cofradía gnawa de Merzouga es un testimonio vivo de la esclavitud de los negros de África. En las últimas décadas, gracias a la música internacional que la ha puesto en el candelero, la cultura de las cofradías gnawa ha conseguido hacerse un hueco, sobre todo gracias al Festival de Essaouira que se le dedica. Pero el gnawa es mucho más que un género musical definido por la mayoría de los expertos como música de trance. Esta cultura tiene sus raíces en la historia de las deportaciones masivas de poblaciones negras: de Ghana a Sudán occidental, de Guinea a Malí. E incluso de Níger y Senegal a Oriente Medio y luego al Norte de África y finalmente a Europa. Descúbralo durante su viaje a Marruecos.

El origen de la música gnawa

Cuando la gente habla de la trata de esclavos, suele referirse casi exclusivamente a la deportación a través del Océano Atlántico. Sin embargo, el éxodo forzoso se produjo igualmente, si no más, hacia África y el Viejo Continente. Aquí, de hecho, los gobernantes mostraron su aprecio por la mercancía y contribuyeron así a alimentar el comercio. Este comercio fue iniciado por los nuevos conquistadores, los árabes saudíes: ya en el año 600 d.C., ocupando vastas regiones de Oriente Medio y el norte de África, emplearon a las robustas poblaciones centroafricanas en trabajos pesados. Las poblaciones negras realizaban las tareas más exigentes en la agricultura y en la construcción masiva, en el ejército conquistando nuevos territorios y también en las tareas domésticas. En este contexto destacaba el eunuco, el imponente guardia del harén del sultán, una figura que se hizo famosa en las novelas, con garantía de «inofensividad».

Pero si la deportación a las Américas tuvo lugar por mar, la deportación al Norte se realizó en largos y deletéreos viajes transaharianos (posteriormente superados por el transporte marítimo) durante los cuales se produjo una inevitable diezma. Todavía oímos hablar de este comercio en el siglo XX, cuando algunos estados africanos finalmente firmaron tratados que abolían el comercio de seres humanos.

Dónde escuchar música gnawa

En Marruecos son muy conocidos los grupos de música gnawa que actúan en las plazas de los destinos turísticos más populares. Marrakech y su plaza, Meknes, Fez y, por supuesto, Agadir y Essaouira. Viajes a Marruecos

Una música entre rituales y esclavitud

Sin embargo, sería reduccionista identificar la música gnawa únicamente con el sonido musical delicioso y auspicioso coreografiado por las danzas giratorias. Este es el aspecto más evidente de una representación que evoca el sufrimiento de los antepasados exiliados, el desarraigo de su patria y la esclavitud. Una de las expresiones más elevadas es el ritual de la «Lila», que esencialmente pone al devoto en contacto con entidades sobrenaturales. En el acto, la música y la danza se experimentan como liberación purificadora, acercamiento místico, pérdida de conciencia y curación. Inevitablemente, aún se aprecian características de las religiones animistas ancestrales (compartidas con la macumba, por ejemplo) que, a pesar de siglos de estricta islamización, sobreviven ocultas por el folclore de los actos. En la región sahariana, hay pueblos que son verdaderos enclaves gnawa, quizás los testimonios más auténticos, coloridos y eurítmicos, del pueblo que transitaba desde la exótica Toumbuctu, probablemente el principal puesto comercial, hasta las regiones de las futuras Ciudades Imperiales.

La tradición musical gnawa

Los bereberes de Merzouga se refieren al pueblo vecino de Khamlia como «el pueblo de los negros», donde se practica la tradición gnawa desde hace siglos. Con el tiempo, los habitantes se han organizado en escuelas de música y danza regidas por el «Maalem», el maestro de la cofradía, que suele tocar el «Guembro», un gran bajo acústico, un tambor-guitarra con caja de madera y cuerdas hechas de una fibra obtenida de las entrañas de los animales. Otros instrumentos utilizados en la música gnawa son la percusión de membrana «T’bel» y el típico «Garaqeb» magrebí, las grandes castañuelas de hierro que tocan los bailarines que giran. De fuerte impacto emocional es el incesante polirritmo de la percusión y las castañuelas amalgamado por la hipnótica melodía del tambor de la guitarra.

Una verdadera muestra del África negra que ha logrado sobrevivir a lo largo del tiempo en los límites del gran padre Sáhara. te esperamos de un viaje en Marruecos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>