...

Qué ver en Marruecos: entre ciudades imperiales, desierto y mar

Qué ver en Marruecos: entre ciudades imperiales, desierto y mar

Medinas laberínticas y antiguas kasbahs, dunas de arena y oasis del desierto, sabores intensos y especias aromáticas, riads tranquilos y zocos caóticos. Estas son algunas de las cosas que hay que ver y experimentar en Marruecos, un país que es una mezcla de culturas, tradiciones y religiones por las que sentirse fascinado.

Organizar un viaje a Marruecos no es fácil: es un país muy extenso y los puntos de interés están muy repartidos. Para verlos todos se necesita un viaje (por carretera) de al menos dos semanas. Si tiene menos tiempo, concéntrese en una sola región. En el norte podrá ver las medinas y la hermosa Chefchaouen, en el sur experimentará la efervescencia de Marrakech y una aventura en el desierto. Si le gusta el mar, elija las ciudades de la costa, como Casablanca, Essaouira o El Jadida. Viajes al desierto desde Marrakech

Qué ver en Marruecos: las ciudades imperiales

En Marruecos hay cuatro ciudades imperiales: Fez, Marrakech, Rabat y Meknes. Se llaman así porque fueron la residencia de las dinastías gobernantes en diferentes momentos de la historia del país. En todos ellos se pueden encontrar signos reconocibles del paso de estas dinastías, que hicieron construir suntuosos palacios, mezquitas, medras y murallas fortificadas. Sin duda, deben añadirse a la lista de cosas que ver en Marruecos.

Fez

Si quiere saborear un Marruecos antiguo y auténtico, venga a Fez. Capital de Marruecos desde hace 400 años, aquí se encuentra la medina más antigua y más grande de todo el norte de África. El centro histórico está considerado como uno de los más fascinantes de todo el mundo islámico. Las calles son sinuosas y estrechas y crean casi un laberinto en el que no está mal perderse. El olor de las curtidurías, que son la principal atracción de la ciudad -¡son las más antiguas del mundo!

Así que no puede perderse una visita a las curtidurías, para ver este antiguo arte con sus propios ojos. El olor es fuerte e intenso, así que téngalo en cuenta si tiene una nariz sensible. Pasee también por la Medrasa Bou Inania, una escuela coránica finamente decorada, y por el Palacio Real, una inmensa finca con palacios, jardines y patios, e incluso una mezquita. Tómese su tiempo para perderse por las calles de la medina: ¡sólo así descubrirá los rincones más ocultos y bellos de la ciudad!

Marrakech

En el sur de Marruecos se encuentra la efervescente y caótica Marrakech, «la ciudad roja», llamada así por el color de sus muros. La estancia mínima, si es la primera vez, es de al menos dos o tres días, sólo para experimentar todo lo que la ciudad tiene que ofrecer. Aquí hay una mezcla adecuada de antigüedad y modernidad y siempre hay algo que hacer, ya sea simplemente pasear entre los puestos de los concurridos zocos o tomar un té a la menta en un riad.

¿Qué ver en la ciudad? Empecemos por los grandes clásicos: para descubrir Marrakech se suele partir de la plaza principal, Jamaaa el Fna, alrededor de la cual se construye la ciudad vieja. Si viene aquí por la mañana o por la tarde, encontrará un gran mercado, perfecto para comprar algo porque los puestos venden de todo, desde dátiles hasta huevos de avestruz, o para ver a artistas como los encantadores de serpientes. Por la noche, sin embargo, los puestos son sustituidos por mesas en las que se puede comer comida callejera mientras se escuchan cuentacuentos y músicos callejeros.

No muy lejos de la plaza se encuentra la medina, donde se pueden descubrir los talleres de los artesanos locales; aquí, como en Fez, hay muchas tintorerías y curtidurías. Continúe visitando el Palacio de la Bahía, que cuenta con nada menos que 150 habitaciones finamente decoradas, y los restos del Palacio de El Badi, construido a instancias del sultán en 1578. Otras cosas que ver en Marrakech son la mezquita de la Koutoubia, la mayor de todo el país, y las tumbas de los saaditas, decoradas con mármol de Carrara y oro.

Si es un amante de los espacios abiertos y la naturaleza, no deje de visitar el jardín Majorelle, donde también encontrará una villa Art Nouveau de color azul intenso, llamado «azul Majorelle». En el jardín encontrará plantas de todo tipo -cactus, plátanos, bambú, palmeras-, así como estanques con nenúfares, peces y tortugas. Por último, no se pierda los riads, las estructuras típicas marroquíes. Si puede alojarse en uno de ellos, mejor; si no, aléjese del bullicio de las calles relajándose en uno de los patios.

Meknes

Meknes fue la capital del reino antes de pasar el título a Fez. Menos conocida que las otras ciudades imperiales y más pequeña, Meknes debería ser una parada en su itinerario marroquí, especialmente si busca un destino algo más tranquilo. También aquí, la medina es el corazón palpitante de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1996, y para visitarla hay que partir de la plaza principal, el Hedim. No se pierda el Mausoleo de Moulay Ismail y la medra de Bou Inania, ambos edificios históricos de gran belleza e importancia cultural.

Tampoco hay que perderse Bab el Mansour, la imponente puerta de entrada que es imposible pasar por alto desde la plaza principal. Se trata de una de las puertas imperiales más bellas de todo el país, con finas decoraciones, inscripciones y columnas de mármol procedentes de Volubilis, un yacimiento arqueológico no muy lejos de la ciudad. Si tiene tiempo, le recomendamos una visita porque es uno de los sitios mejor conservados de todo Marruecos. Tours en Marruecos

Rabat

Con vistas al océano Atlántico, Rabat es la capital administrativa de Marruecos y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2012. Al igual que en las otras ciudades imperiales, aquí se respira el aire del Marruecos más antiguo y tradicional: de hecho, se encuentra la medina, desde la que se puede empezar a recorrer la ciudad. Visite la mezquita Jāmi al-Atīq, situada en la Kasbah de la Oudaïa, un barrio fortificado construido en el siglo XII. Aquí también podrá disfrutar de un poco de paz en los jardines andaluces, donde podrá tomar un té rodeado de plantas y flores.

Un monumento muy especial es la Torre Hassan, que debía ser la más alta del mundo islámico, con 80 metros, pero que quedó inacabada; su altura actual es de 44 metros. Se suponía que formaba parte de una mezquita, que también quedó incompleta: hoy sólo hay columnas que llenan lo que parece una enorme plaza.

Qué ver en Marruecos: el desierto y las kasbahs

¿Piensa en Marruecos y lo primero que le viene a la mente es el desierto? La asociación es la correcta y no hay viaje que se precie a esta tierra que no incluya al menos una parada para admirar las altas dunas del Sahara. La ciudad desde la que parten las excursiones es Merzouga, que en realidad es un pequeño pueblo que parece casi de otro mundo. Se dice que es «la puerta del Sáhara». Si quiere adentrarse en el desierto, quizás pasando una noche en un campamento de tiendas beduinas, venga aquí.

Puede llegar a Merzouga por sus propios medios, o bien salir desde Marrakech con una excursión organizada. Hay varios, pero más o menos todos ofrecen el mismo itinerario, con la noche incluida. Dormirá en una tienda de campaña beduina; tendrá que renunciar a la ducha, pero por lo demás hay todas las comodidades básicas. A cambio, experimentará una puesta de sol y un amanecer únicos en las dunas. La noche es mágica: el cielo será el más estrellado que hayas visto en tu vida. No se arrepentirá.

Las kasbahs: Tinghir, Skoura y Ait Ben Haddou

En la carretera entre Marrakech y Merzouga, hay tres pequeños pueblos que recomendamos, en caso de que tenga su propio vehículo y decida quedarse un poco más en esta parte de Marruecos. Tinghir es un pequeño oasis rodeado de vegetación: su nombre significa «de las montañas» y, de hecho, toda esta región se encuentra entre dos cordilleras. Skoura se encuentra al pie de las montañas del Alto Atlántico: un oasis lleno de kasbahs, las fortalezas típicas de la arquitectura árabe, entre las que destaca Amerhidil, que data de 1600. Ait Ben Haddou es patrimonio de la UNESCO y sus casas están construidas con el material típico de la arquitectura bereber: una mezcla de paja, piedras y barro.

Qué ver en Marruecos: las ciudades

Además de las ciudades imperiales, nos gustaría mencionar otras ciudades que no pueden faltar en un itinerario por Marruecos: Casablanca, Tánger y la famosa ciudad azul, Chefchaouen.

Casablanca

Casablanca es la capital económica de Marruecos y la mayor ciudad del país. En comparación con otras ciudades marroquíes, es la más moderna y europea, por lo que suele ser descartada por los viajeros y turistas. Si le sobran dos semanas y va a hacer un recorrido completo por Marruecos, venga aquí. No deje de visitar la mezquita Hassan II, la tercera más grande del mundo. Una increíble estructura con vistas al mar, cuyo minarete, que alcanza los 200 metros de altura, es el más alto del planeta. Morocco Tours 8 days

Tánger

Si decide hacer un recorrido por el norte del país, además de las clásicas Chefchaouen, Fez, Rabat y Meknes, llegue hasta Tánger, también llamada la «ciudad blanca». Nos encontramos en el extremo norte de Marruecos, en el estrecho de Gibraltar. España está a sólo 16 kilómetros y, en un día claro, es visible desde la costa. Por eso no es extraño que Tánger sea una ciudad llena de encanto, ya que su situación estratégica ha visto la dominación de fenicios, cartagineses, romanos, árabes y luego europeos (Portugal, España e Inglaterra). Merece la pena explorar la medina y la Ville Nouvelle, la parte más moderna de la ciudad.

Chefchaouen

Chefchaouen es una de las ciudades más bellas -y más visitadas- del norte de Marruecos. La llaman la «ciudad azul» por el color de los edificios y las casas, pintados en todas las variantes de azul que la mente pueda imaginar. Aún hoy se desconoce el motivo de este color, pero lo cierto es que es la razón del éxito de esta perla azul. No es muy grande, por lo que se puede visitar en un solo día. Sin embargo, no es fácil llegar a ella, por lo que, para apreciarla plenamente, le recomendamos que se quede al menos una noche.

Al igual que en otras ciudades marroquíes, la mejor manera de descubrir Chefchaouen es partir de la plaza principal, Uta el-Hammam. Entonces, piérdase en las estrechas calles y callejones que crean un verdadero laberinto. No se pierda la kasbah, por supuesto, desde la que podrá disfrutar de una vista única de la ciudad, ni las dos mezquitas, la Gran Mezquita y la mezquita española de Bouzâafar.

Es uno de nuestros lugares favoritos, así que hemos pensado en escribir también un artículo ad hoc sobre la ciudad azul de Marruecos.

Si ya se ha decidido, aquí tiene nuestro itinerario de 8 días por Marruecos, que incluye Chefchaouen.

Qué ver en Marruecos: el mar

¿Podría faltar el mar en nuestra lista de qué ver en Marruecos? El país se asoma al océano Atlántico: Casablanca y Rabat, que ya hemos mencionado, además de ser ciudades importantes desde el punto de vista histórico y cultural, son también estaciones balnearias, al igual que Tánger. Añadimos Essaouira y El Jadida a la lista para ofrecerle las mejores opciones disponibles.

Essaouira

¿Podría una ciudad marroquí no tener un apodo? A Essaouira se le llama la «ciudad del viento» por la brisa más o menos fuerte que viene del océano. En los días de calor, esta brisa es más que apreciada. Es precisamente el viento lo que atrae aquí a muchos surfistas y windsurfistas: Essaouira es el lugar adecuado para disfrutar del mar y de los deportes acuáticos. También desde el punto de vista histórico, esta ciudad no decepciona: la medina, con vistas al océano, constituye un paisaje pintoresco. ¡Intente pasar por aquí en su viaje Por Marruecos

El Jadida

También con vistas al océano, El Jadida es una mezcla de cultura marroquí e influencias portuguesas. Todavía poco frecuentada por los turistas internacionales, es un destino favorito de los veraneantes locales. Como destino, es perfecto para disfrutar del mar y del surf. Además de relajarse en la playa, no deje de visitar la Fortaleza de Mazagana, conocida como la Ciudad Portuguesa: una ciudad dentro de otra ciudad que data del siglo XVI, rodeada de murallas y terraplenes en forma de estrella. Haga también una parada en la Cisterna Portuguesa, una cisterna subterránea con bóvedas de piedra que se reflejan en el agua, creando un entorno muy atmosférico.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
× ¿Cómo puedo ayudarte?