Tribus bereberes Marruecos

Tribus bereberes Marruecos

Tribus bereberes Marruecos , La palabra “bereber” es el término etnológico que designa a la población indígena del norte de África. En la antigüedad, los bereberes también se llamaban libios, númidas, gaetulanos, garamantes o moros, según la zona en la que se asentaran. Su origen antropológico no está claro, pero hay indicios de que se remonta a una inmigración procedente de Eritrea y Etiopía. Los bereberes hablan dialectos diferentes pero relacionados, que ahora se agrupan bajo el término tamazight. Los bereberes se autodenominan amazigh, que significa “hombre libre”. 

Durante la conquista árabe del norte de África en los siglos VII y VIII, las tribus bereberes fueron islamizadas. Además de la religión, muchos también adoptaron la lengua árabe de sus conquistadores. Así pues, hoy en día es difícil hacer una clasificación étnica clara de los norteafricanos basada en la lengua. Por lo tanto, habría que hablar más correctamente de “etnia bereber”. La mayoría ya no habla la lengua de sus antepasados, sino dialectos magrebíes tomados del árabe. A estos bereberes arabófonos les gusta llamarse “bereberes arabizados”.

A lo largo de la historia, pueblos extranjeros invadieron el norte de África una y otra vez: entre ellos fenicios, romanos, bizantinos, árabes y europeos. Los bereberes a menudo pudieron beneficiarse de este intercambio cultural. Basta pensar en la cultura y el poder de la antigua Cartago, en la actual Túnez, que se remonta a una fundación fenicia.

En la actualidad, los bereberes se asientan principalmente en los estados magrebíes de Marruecos y Argelia, así como en Libia. En contra de lo que algunos piensan, los bereberes de Marruecos no son en absoluto una minoría étnica. Por el contrario, se estima que unas tres cuartas partes de la población actual tiene raíces bereberes.

Y un 40% de los marroquíes siguen siendo bereberes: viven principalmente en las montañas del Rif (Rifkabylen), en el Medio Atlas y en el suroeste y en el Anti-Atlas ( Berber, Chleuch francés).

Los bereberes viven tradicionalmente en comunidades tribales como pastores itinerantes. Con la lana de sus animales, teñida con extractos vegetales, tejen alfombras con motivos típicos de cada región, que venden en los mercados locales. Hoy, muchos de ellos son sedentarios. En el sur de Marruecos, suelen vivir en pueblos de arcilla en las laderas del Atlas. Los príncipes locales vivían antiguamente en imponentes castillos de barro (kasbah). Algunas aldeas fueron fortificadas (ksar) para protegerlas de los ataques enemigos.

Los tatuajes, que se remontan a sus costumbres paganas y animistas y de los que se dice que desarrollan poderes mágicos, estaban firmemente anclados en la cultura bereber a lo largo de los tiempos.  Las dinastías bereberes y su declive tras la Reconquista

En la Edad Media, las poderosas dinastías bereberes gobernaban amplias zonas del noroeste de África y de la Península Ibérica. Fueron sucesivamente: los almorávides, los almohades y los meriníes. Su centro cultural era la ciudad de Fez, en Marruecos. Bajo su dominio, el norte de África y Andalucía experimentaron un florecimiento cultural que eclipsó al resto de Europa en aquella época. Algunos bereberes eran reconocidos eruditos, escritores, traductores, arquitectos, filósofos, médicos, teólogos y artistas.

Obras maestras de la arquitectura medieval como la mezquita de la Koutoubia de Marrakech o el minarete de la Giralda de Sevilla son ahora Patrimonio Mundial de la UNESCO. No fueron menos las traducciones de los escritos árabes las que inauguraron la era del Renacimiento en Europa. 

En el siglo XV comenzó la expulsión de los moriscos de Andalucía por parte de los reyes católicos y con ello el colapso del dominio bereber. Portugueses y españoles invaden Argelia, Túnez y Libia, pero pronto son expulsados por los otomanos. En Marruecos, Tánger fue ocupada por los portugueses ya en 1471 y Melilla por los españoles en 1497.

En esa época, varias dinastías árabes se disputaban el poder en Marruecos, lo que condujo a la anarquía en el siglo XVII y a la aparición de una nueva dinastía gobernante suní: los alauíes, procedentes del Hiyaz, en la actual Arabia Saudí, se instalaron en el sureste de Marruecos y “reunificaron” el país poniendo a su servicio a las tribus árabes beduinas, que hasta entonces saqueaban el país, y haciendo retroceder a las tribus bereberes a las montañas.

Así, el poder de los sultanes alauíes se basaba esencialmente en las ciudades árabes (costeras) (bled makhzen), mientras que el interior montañoso permanecía renegado (bled siba). El gobierno teocrático de los sultanes se agotó durante mucho tiempo en la recaudación de impuestos y en la contratación de mercenarios para acciones punitivas contra las tribus bereberes.

Nota: Los alauitas o “alawíes” de Marruecos no deben confundirse con los “alavitas” de Siria o los “alevíes” de Turquía. La palabra significa (en los tres casos) mutatis mutandis “descendiente de Alí” y se refiere al primo y yerno del Profeta Muhammad. Con esta pretendida herencia sagrada, que en realidad se basa en meras certificaciones de teólogos complacientes, los sultanes y reyes marroquíes han justificado su pretensión al trono desde entonces, hasta hoy. 

Tras la caída de las dinastías bereberes, surgieron en Marruecos cofradías musulmanas cuyo objetivo era proporcionar a la población desestructurada apoyo espiritual y religioso: Las llamadas zauias eran centros religiosos que, además de enseñar el Corán, realizaban labores sociales, trataban de impartir conocimientos y ejercían la jurisdicción local. Sus líderes ascéticos, llamados marabouts, eran por lo demás fanáticos religiosos, pero gozaban de un estatus de santidad entre la población ordinaria.

Muchos zauios pertenecían a la tradición mística del sufismo, una corriente islámica aún viva que se centra en el ascetismo y la devoción espiritual a Dios. La biblioteca de la Zaouia Naciria en Tamegroute, en el valle del Drâa, conserva preciosos manuscritos antiguos y está abierta al público. Por cierto, ¡estas hermandades no tienen nada que ver con la moderna asociación política de los “Hermanos Musulmanes” en Oriente Medio!

Los bereberes bajo el dominio colonial

Bajo el gobierno de los alauitas, el Marruecos puritano se libró de la conquista otomana. Por otro lado, los españoles y los franceses consiguieron extender sus esferas de influencia hacia finales del siglo XIX. Los españoles ocuparon las montañas del Rif y el Sahara Occidental. Los franceses, por su parte, firmaron un tratado de protectorado con el sultán en Fez en 1912, que les otorgaba de facto el control total del país. A principios del siglo XX, todo el norte de África estaba bajo dominio extranjero europeo.

Aunque la población arabófona aceptó en gran medida la ocupación al principio, fueron sobre todo las tribus bereberes libres, que nunca habían conocido una autoridad central debido a su estructura social tribal, las que se resistieron con más vehemencia a la colonización. Especialmente en las montañas del Rif se libran sangrientos combates. Las tribus dirigidas por Abdekrim Al-Khattabi hacen honor a su reputación de valientes guerreros en la lucha contra las potencias coloniales.

Vencedor en varias batallas contra los españoles, Abdelkrim proclamó en 1921 la “República del Rif”, que duraría varios años. Sólo la acción militar masiva y unida de españoles y franceses puede restablecer el orden colonial en 1926. 150.000 civiles perdieron la vida en los combates, algunos de ellos envenenados por las bombas españolas de gas mostaza de fabricación alemana. Una aplastante acumulación de tumbas de 1925/1926 en el cementerio judío de Tánger da testimonio de este asesinato en masa. Fue el primer uso masivo de gas venenoso contra civiles en la historia de la humanidad, tras el uso británico de gas venenoso contra los kurdos iraquíes rebeldes en 1920.

En los círculos colonialistas franceses, los bereberes no estaban bien vistos: la razón de sus numerosas disputas tribales se veía en su espíritu rebelde, que rechazaba cualquier orden superior y era una fuente de inestabilidad. Su cultura y su lengua se consideraban primitivas en comparación con las árabes.

No se les consideraba especialmente fuertes en su fe, ya que socavaban la jurisdicción islámica del sultán en favor de su propio y antiguo derecho consuetudinario. Simplemente se les consideraba incapaces de construir una sociedad moderna y urbana. Así, a los colonialistas franceses les parecía moralmente imperativo “proteger” a los árabes cultos de las ciudades de los “incivilizados” y rebeldes bereberes del campo y “pacificar” y “civilizar” a estos últimos. Algunos incluso esperaban misionar y un día cristianizarlos.

La “pacificación”

 de los bereberes (en francés: pacification) fue la legitimación central de los franceses para su dominio protector sobre Marruecos (en francés: Protectorat du Maroc). Sin embargo, la noción de dos entidades homogéneas, árabes civilizados por un lado y bereberes salvajes por otro, era un mito que negaba las condiciones sociales mucho más complejas.

Un pilar central de los franceses en su “pacificación” de Marruecos fue, precisamente, un príncipe bereber: Thami El-Glaoui, desde 1912 pachá de Marrakech, se puso del lado de los franceses desde el principio y les prestó repetidamente un servicio leal en el establecimiento de su protectorado y la “pacificación” de otras tribus bereberes. En agradecimiento, el mariscal Lyautey le nombró único heredero de su reino tribal de Glaoua en 1918 y le dio rienda suelta en el sur de Marruecos.

El mundano pero inescrupuloso y codicioso señor feudal supo utilizar su poder y rápidamente le proporcionó una inmensa riqueza. Con sus hordas de jinetes sometió a las tribus del sur y les impuso una carga fiscal insoportablemente alta. Al mismo tiempo, se dice que fue el padrino de un tráfico internacional de niñas que llevaba de París a Marsella, Argel y Casablanca a Marrakech.

Supuestamente, Marrakech tenía la mayor densidad de damiselas del mundo en aquella época. Más tarde, puso su mano en las minas de materias primas del sur y las arrendó de forma rentable a europeos y estadounidenses. En estas y otras maquinaciones estaban implicados los círculos de las altas finanzas parisinas, así como los jefes de la mafia corsa y los colonialistas rabiosos, que recogían ricos beneficios. 

Para someter a las tribus bereberes a largo plazo, la administración del protectorado intentó abrir una brecha entre las tribus bereberes y la población de origen árabe, según el probado principio de “divide y vencerás”.

En una primera etapa, a partir de 1923, se fundaron las llamadas “escuelas bereberes” (“écoles berbères”) en el campo, donde profesores franceses impartían la educación básica en francés. Ni el árabe ni el Corán figuraban en el plan de estudios. El objetivo era formar una élite bereber leal y asimilada que fuera insensible a la agitación nacionalista árabe y que pudiera convertirse posteriormente en un importante pilar del poder colonial en el ejército y la administración.

Otra palanca se encuentra en las costumbres tribales de los bereberes y, en particular, en su derecho consuetudinario tradicional, que contradice la ley islámica del sultán (Majzen). Para debilitar la influencia del sultán en las zonas bereberes, la administración del protectorado respetaba la ley tribal bereber, al igual que la ley rabínica concedida a los judíos.

Sin embargo, uno de los problemas de estas jurisdicciones paralelas era su falta de claridad, ya que la mayoría de los marroquíes eran de ascendencia bereber: en algunas zonas los bereberes debían responder ante los tribunales islámicos, mientras que en otras no estaba claro qué derecho consuetudinario de la tribu debía aplicarse. Los franceses trataron de apaciguar esta situación con un nuevo decreto, para “modernizar” al mismo tiempo el derecho consuetudinario de las tribus en su sentido. Un motivo ulterior era, por supuesto, debilitar aún más el poder del sultán, por ejemplo, para facilitar legalmente la transferencia de tierras a los colonos franceses.

El decreto bereber de 1930 (Dahir berbére), que pasaría a los libros de historia, disponía que los territorios bereberes quedaran excluidos de la jurisdicción islámica y se pusieran bajo el control de un tribunal bereber en Rabat controlado por la administración del protectorado. Pero el cálculo francés no funcionó.

Los jóvenes intelectuales árabes que los franceses habían enviado a las universidades de París para estudiar los valores de la Revolución Francesa y las enseñanzas de Karl Marx reconocieron inmediatamente en el decreto su intención divisoria. Entonces, cuando los franceses empezaron a enviar conversos bereberes católicos a las tribus del Atlas para explicarles la nueva situación legal y predicar el cristianismo, se acabó la fiesta.

De repente, bereberes y árabes, que veían en el decreto un ataque a su religión, se solidarizaron. La noticia también desató la indignación en Oriente Medio, donde había arraigado un movimiento reformista salafista tras la Primera Guerra Mundial.

A ello siguió una campaña de prensa sin precedentes contra la potencia colonial, que en 1934 se vio obligada a retractarse de partes fundamentales de la ley. Este paso en falso de los franceses supuso el nacimiento del nacionalismo marroquí, que en un principio tenía un carácter religioso-reformista, pero que pronto adquirió un carácter arabista-político y acabó conduciendo a la independencia del país en 1956.

Los bereberes tras la independencia en 1956

La imprimación árabe del movimiento de resistencia marroquí continuó después de la independencia: En el marco de una campaña de “arabización”, el rey Hassan II hace reescribir los libros de historia. En ella, los bereberes fueron degradados a disidentes: No ellos, sino activistas árabes como Ahmed Balafrej son presentados como los verdaderos luchadores de la resistencia. Al mismo tiempo, se suprime la lengua bereber.

Se dice que hubo jueces que llevaron a Schlöh-Berber a prisión preventiva sólo para darles tiempo a aprender el idioma local y que pudieran explicarse en el tribunal en árabe. Además, los nombres de pila bereberes estaban prohibidos en aquella época, sólo se permitían los árabes o islámicos.

Hassan II se negó a dar cualquier apoyo a los bereberes hasta su muerte, lo que dejó a la región del Rif, por ejemplo, económicamente atrofiada. Evidentemente, Hassan nunca perdonó a las tribus bereberes su anterior negativa a someterse al dominio árabe.

La situación actual

La actitud hostil del majzén hacia los bereberes no cambió hasta el nuevo milenio. Ante los sangrientos levantamientos de las cabilas en la vecina Argelia, que exigían el reconocimiento de su lengua, el rey Mohamed VI se sintió obligado a actuar: Además de fundar un “Instituto Real para la Promoción de la Cultura Bereber” en 2001, se ponen en marcha los primeros proyectos de infraestructuras en la región del Rif. Un año después en Argelia, y en 2011 en Marruecos, el tamazight es finalmente declarado segunda lengua oficial junto al árabe. 

El cambio de opinión debe considerarse, sin duda, en el contexto del auge del islamismo, que para el rey es una amenaza de una magnitud completamente diferente. El primer atentado terrorista tuvo lugar ya en 2003 y afectó a instituciones judías de Casablanca.

Muchos bereberes o sus descendientes viven en la diáspora europea, especialmente en Francia, entre sus destacados representantes: el futbolista Zinedine Zidane (de padres cabileños), la cantante de chanson Édith Piaf (su bisabuelo era bereber de Mogador) y la actriz Isabelle Adjani (de padre cabileño).

La música tradicional de los bereberes, principalmente de Marruecos, Cabilia, Níger y Malí, goza de una creciente popularidad, tanto en sus países de origen como en Europa.

Viajes al desierto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>